A cafetera muerta…

Muerta. Sin actividad cerebral ni eléctrica. Incapaz de destilar el preciado líquido negro que hace viables mis mañanas. Por supuesto, ayer funcionaba. Hoy no. Se ha ido la pobre sin un suspiro, después de compartir conmigo más de cuatro mil desayunos. Bueno, ya le valía, así que manos a la obra: operación cafetera nueva.

Y aquí me teneis arrebuscando la internet con el móvil en la mano dando la brasa a amigos, amigas y conocidos e intentando hacer memoria gustativa de sus respectivos cafés. A ver: la nesspreso mucha inversión en publicidad, y cápsulas prohibitivas. La senseo se le averió a Rosita a los tres días. Que las cápsulas tal. Que la variedad. La niña con el té, la madre con el chocolate. Al final, me voy con la Tassimo, que ya os diré si cumple mis altas expectativas, y lo hago porque lo fundamental en una cafetera no es la cafetera: son las cápsulas. Que sean buenas, bonitas y baratas. Casi nada… pero es que mi tasa de cafeína en sangre tiene que mantenerse alta, o si no no hay tu tía. Receta completa »

No es barato todo lo que reluce

Me preguntaba Marga a raíz del post anterior si yo, que no soy nada “marquitas”, tengo tal vez acciones de El Pozo. Ya quisiera (tener acciones de algo, digo, que no fuese la nacional sopa de ajo). Sí, es cierto que no soy nada marquitas, pero una alimentación saludable y económica tiene que tener, ante todo, sentido común.
Receta completa »

Patatas a la importancia rellenas de ibérico en salsa de setas

Toma ya navidades de pobre. Cualquiera que os escuche se os planta en casa. Y es que la sola mención a los ibéricos -ese jamoncito veteado que parece llorar por todos sus poros, ese chorizo suave que literalmente se deshace en la boca…- hace que una ya no pueda pensar en otra cosa en toda la santa mañana, mientras babea aceleradamente.

Pensamos, como buenos insensatos, que el ibérico es patrimonio de los pudientes; que en tiempos de crisis es mejor comer productos de baja categoría. Craso error. Yo, una vez más, os voy a demostrar con argumentos y recetas que comer de maravilla es barato, y que en el caso de los ibéricos, la compra sale rentable, ya que con una cantidad mucho menor se consigue el doble de sabor y textura. Y además, dicen que son buenos para la salud. Pues mejor; por mí como si no lo fueran, porque están de morirse. Dicho esto, vamos al lío.

Necesitas por persona:

  • Una patata grande o dos pequeñas. O tres. O cuatro. Que la patata es barata, leñe.
  • Una única y viuda loncha de jamón ibérico, no me diréis que sale caro. Yo suelo comprar El Pozo, porque últimamente se ve mucho ibelico-made-in-hongkong, y esta firma tiene muy buena calidad, precios ajustados y un departamento de atención al cliente que debe ser de las poquitas cosas que funcionan bien en esta España de nuestros desvelos.
  • Harina y huevo para rebozar, aceite para freir.
  • Setas. Últimamente compro esos tarritos de marca blanca que ya vienen como cocidas. Total van para la batidora.
  • Agua. También viene siendo barata.

Y es… facilísimo:

Plis.Cuece las patatas con piel en agua con sal que las cubra, dejándolas duritas, que si no no se pueden lonchear. Cuando estén frías, pela y rebana lonchas finas, cuanto más finas menor (más cunde XDDD)

Plas. Haz pequeños sandwiches de patata con un trocito de ibérico entre cada dos lonchas. Al ser ibérico, se necesita poca cantidad, ya que la grasita infiltrada pasa a la patata dándole un sabor tremendo. Pasa los sandwiches de patata por harina (en caso malo, pan rallado) y huevo batido, y fríe a fuego bajo, que la patata se termine de hacer.

Plas Plas: Mientras la miras y das vueltas, preparamos la salsa: pizca de recortes de jamón en gotita de aceite de oliva; sofreir ligeramente, bajar el fuego, añadir un puñaíco de setas y medio vaso de agua, salpìmentar y cocer cinco minutos antes de pasarlo por la batidora con total impunidad. Sale una salsa cremosa y sabrosa, a la que se le puede añadir nata si se quiere.

Y ya está: a la mesa y a comer. Conviene probar la patata, porque si se hubiese quedado algo dura nadie nos impide cocerla un poco más dentro de la salsa.

Y ya que estamos de ibéricos (y es que a estas horas…) prometo que dentro de ná sus ilustraré con una receta de secreto que ya me estoy chupando los codos por adelantado: Secreto ibérico en salsita de manzana y puerros. El secreto es la parte interna del lomo junto a la maza de la paleta, entre el tocino, en lo que sería el sobaquillo del cerdo. También lo compro de El Pozo, al vacío, y ahí está, esperando su alegre final (ojo: el secreto es una pieza que sorprendentemente varía mucho de una carnicería a otra… por eso mejor optar por el de marca, que mantiene una calidad constante).

Pero ese secreto es otra historia y será contada a su debido tiempo… Sin fotos, claro, porque como siempre, en lo que voy a por la cámara ya se lo han comido… En fin…

Read the latest car news and check out newest photos, articles, and more from the Car and Driver Blog.

La revolución de la comida a domicilio

Pasaba por delante del chino y, como siempre, allí estaba ella. Grande, extraña, misteriosa. Mirándome como sólo saben mirar las neveras, con esa mezcla de desafío e invitación. Como si de un momento a otro su roja y extraña puerta fuese a abrirse, poniendo a mi disposición mis más ocultos deseos. La nevera roja. Y abajo un letrero: “Ahora ya puedes pedir por internet”.

Bueno, pedir por internet al chino de abajo de mi casa puede parecer de personas dadas a la holganza en demasía, lo que no es mi caso, pero sucede que hace un frío que pela, acabo de subir con el perro, nunca tengo el folleto-menú y por teléfono me veo obligada a mantener una surrealista conversación en plan “¿Y qué más telnela tenel?”. Así que me dije nena, hoy comida a domicilio. Y entré. Y esto fue lo que ví.
Receta completa »

Croquetas de percebes

Otra vuelta de tuerca en el tema percebes. Porque si aprovechamos el jamón de las puntas o el pollo de las carcasas para elaborar tan delicioso manjar, ¿cómo nos vamos a deshacer de LAS UÑAS de los percebes, lo que nadie come y siempre se tira? Aquí tenéis, en rigurosa exclusiva, las únicas, las geniales croquetas de percebes. A partir de ahora, queda tipificado como delito el deshacerse de la menor sustancia comestible de este desdichado animal.

Conviene a la parsimoniosa elaboración de la croqueta una música íntima… relajante… y sobre todo, significativa de este genial descubrimiento. El Alleluiah, por ejemplo. Dale a la flecha verde y tira, que suena el chisme este de maravilla!

Receta completa »

Deditos de salchicha con queso

Plato diríamos que enmarcado dentro de la categoría de fritangas de autor, en las que distingo dos tipos: la fritanga por placer, como puede ser el boquerón adobado, y la de necesidad sobrevenida, en este caso cuando a nadie le ha dado tiempo a hacer la compra y en la nevera languidecen dos o tres restillos dispersos. Los deditos de salchicha con queso entran en esta última franja. Si hubiese habido cocacola, habría hecho salchichas en salsa de cocacola. Pero no había.

Para degustar esta moderna cosa… y dadas sus extrañas características… os recomiendo algo sustancioso. En el límite del Bien y del Mal, por ejemplo, con mis recuerdos a Kino Maqueda y Tony Marmota… cosas peores que esto habremos comido… por las calles de esta ciudad!

 

Receta completa »

Entrantes con cocina (pero poca)

A toda prisa os dejo recogidas algunas de las delicias que se me ocurren, en mi idea de conseguir el máximo rendimiento gustativo con el mínimo esfuerzo. Todo ello se puede preparar con antelación y servir frio o con un mínimo golpe de microondas.

Gambas sobre calabacín

Si estás ahíto de pan (sea normal o bimbo), que sepas que los calabacines son una base estupenda para canapés.Córtalos en rajas finas y pásalo por la sartén hasta que quede crujientito. Si te da miedo que quede algo crudo, dale antes un golpe de microondas (tres-cuatro minutos).

El canapé de calabacin lo puedes ilustrar con casi cualquier cosa: gambita rehogada con ajo, gulas, jamón… o una fabulosa raja de queso de cabra, fundida en el micro en el momento de servir (yo le añado pimienta… pero es que es un vicio barato…) Ah, también vale la berenjena, claro.

Los socorridos datiles con bacon

Muy económicos si compras una bandejita de dátiles (euro y pico en sitios tipo Lidl), les quitas el hueso y los rodeas con un cuarto de loncha de bacon. Ojo, no comprar de los que vienen envasados en estos tiempos de crisis, sale horrorosamente caro. Con una bandejita de dátiles y otra de bacon vais a alucinar con la cantidad.

Para servirlos basta 1 minuto o 2 (según la cantidad) en el micro.

Pinchos de pollo con piña

Pues eso: se pincha el pollo, se pincha la piña, se pasa por la sartén y ya está. Esto tiene de bueno que lo sirves frío y está igual de rico.

Sazona generosamente el pollo para que haga contraste!

 

 

Patatas bravas

Me vais a odiar por hablar de este tema, pero es que están tan tan ricas… Las patatas las puedes tener fritas con antelación; la salsa (aunque un día os colgaré la receta fetén) se improvisa de maravilla con un tercio de agua y dos de tomate, añadiendo generosamente pimentón picante y un leve toque de ketchup.

Cucharitas

Ahora que las cucharitas las venden en los chinos, y como quedan requetemonisimas para presentar cualquier cosa, llenémoslas de restitos.

Fabulosas con salpicón, con paella fría… hasta con albóndigas chiquititas con un poco salsa y un guisante.

Pinchos de pollo adobado

He perdido la foto, pero esto lo he catado en un catering en la Casa del Correo y está de muerte. Pollo adobado con pimentón colorao (trocitos chicos, y pinchados en un palillo), servido frío, con un leve aliño de vinagre de Módena caramelizado. Como el objetivo es trabajar lo menos, el sistema rápido es calentar un poco el vinagre de Módena y añadirle otro tanto de miel. Para carnes y ensaladas es un aliño espectacular.

¡Espero que os valga de ayuda! Felices Fiestas…

y juro que antes de fin de año os pondré más cositas fáciles y muy muy ricas.

Canapes sin cocina

 

 

La base teórica del canapé consiste, a saber, en varios factores: uno, que mezcle varios sabores o ingredientes; dos, que sea chico; tres, que viva felizmente en familia con otros diferentes canapés, a ser posible de sabores, colores, olores y texturas diferentes. Dicho lo cual, añado otros dos, que me parecen imprescindibles: que sean baratos, y que sean facilitos de hacer, y a ser posible, rápidos. Dicho esto, y ante la inminencia de las fiestas, recojo algunos ejemplos, fruto de mi diversa experiencia en distintas entregas de medallas, diplomas y vinos españoles, y de mi habilidad para colocarme siempre cerquita de la puerta de la cocina. Espero que alguna idea os valga para reciclarla estos días!

Receta completa »

Costillas a la barbacoa

Dice Arguiñano que en la olla rápida se hacen en tres minutos. A mí me lleva hora y media. Desde aquí emplazo al Boss a pública costillada, de manera que hágase aquello de pruebe, compare y si encuentra algo mejor me lo diga. No le he comido yo la costilla al Arguiñano, pero las mías son tiernas como la mantequilla, sabrosas y viciosas, aunque la foto no les haga justicia.

Receta completa »

Filetes en salsa

Receta de mi abuela, quien aprovechaba los magros filetes sobrantes de esta guisa, y que, a petición popular y por falta de sobras, ya que éramos una familia digamos de buen apetito, empezó a hacerlos motu suyo con gran rejocijo y contento por mi parte. La pieza ideal es la espaldilla, concretamente la parte de la espaldilla que tiene una rayita en medio. Acojonantes.

Receta completa »

Por qué se agarra la tortilla

Por causas múltiples y variadas, pero desde luego, nunca por culpa tuya. En una investigación sin precedentes, y después de quemar más de cien tortillas y agarrar otras tantas, el equipo científico de Cocina Facilísima ha llegado a las siguientes conclusiones:

Receta completa »

Menestra fácil

Buena pinta, ¿eh? Pues para esta menestra de verduras no hace falta meterse en faena: vale con tener la mano fuerte para abrir los tarros, y la mente ágil para enmascarar la dudosa procedencia del vegetal, cosa que haremos a base de jamón, huevo duro y currusquitos de pan frito.

Receta completa »

Cocinas y cocinas

¿Cuántas horas al día? ¿Y al mes? ¿Y al año? En 60 años de vida adulta, si no eres de los más viciosos, habrás sumado 65.799 horas, o sea casi 3.000 días, o sea, más de nueve años. El asunto requiere su atención, porque la cosa no sólo es cocinar, sino limpiar, recoger, estibar la compra; brazo parriba brazo pabajo, estira, encoge, agacha, abre y cierra en un ballet doméstico al que estamos tan acostumbrados que no nos damos cuenta. Pero las bisagras de nuestro cuerpo (y las de los muebles) sí. Afortunadamente los tiempos adelantan que es una barbaridad, y ya tenemos cajones deslizantes de apertura total y cierre amortiguado, gaveteros de cubos bajo el fregadero que se mueven misteriosamente por ocultos raíles, despenseros extraíbles que se abren hasta el fondo… No lo dudes, si aún no has terminado de montar los muebles que compraste en el Ikea hace cuatro años, estas cocinas son tu solución.

The Singular Kitchen es una empresa alemana, con la seriedad de los alemanes. Aunque este es un análisis patrocinado por Zync, ha dado la casualidad de que conozco esta empresa, a través de Carmen Matto (la reina del boquerón adobado). Y si hubiéseis tenido mi aterradora experiencia en la compra de la última cocina, en la que un distribuidor madrileño cuyo nombre me callo por no soltar unos cuantos exhabruptos me tuvo casi tres meses cocinando en una hornilla colocada sobre dos respaldos y un tablero, entenderíais este concepto de la seriedad sobre la cual he mantenido infinitas (pero infinitas) charlas con amigos y conocidos. Pero además esta empresa parte con un concepto integral de las cocinas como lugar de trabajo y vida: todos los gadgets y trucos imaginables para ahorrar espacio y esfuerzo, electrodomésticos integrados y un diseño cuidadísimo, en el que se ha tenido en cuenta la facilidad de limpieza. Un aprovechamiento integral de cada huequín, rayando en la paranoia. Vamos, una monada. Si además te lo hacen a medida y en tres semanas estás quemando tu primera tortilla, miel sobre hojuelas. Claro, será carísimo… Pues no, colegas: la de la foto de arriba no llega a 4.000… igualica que la mía, que me costó 4.800 (aún me acuerdo) hace casi seis años:

¡y no tengo donde meter nbi el bigote de una gamba! La cocina te la venden si es menester con los electrodomésticos incluidos e integrados (trabajan primeras marcas), ya sea que elijas un pack de serie o cada uno por separado, y al comprar todo junto te hacen una sustanciosa rebaja en los electrodomésticos (cuanto más cuesten los muebles, más te rebajan en lo otro). Más de cien colores, varias gamas de equipamientos, y sobre todo robustez: si le dices a un comercial que se suba a un cajón completamente abierto… ¡seguramente se suba! Pero lo más divertido es la posibilidad de diseñar tu propia cocina en vivo y en directo a través de la web: un buen rato me he tirado haciendo virguerías con los muebles en 3D y los colores pistachos y berenjenas y esas cosas que tanto me gustan.

Lo bueno de The Singular Kitchen: muchísima variedad, ergonomía, buenos precios y servicio bastante alemán. Lo único que no me acaba de convencer es que suelen financiarte a través de Cetelem… entidad con la que mis relaciones no son precisamente dicharacheras… pero esa es otra historia, y ha de ser contada en otro lugar.

¡Ah!, es la cocina de Gran Hermano 10… pero vale para hacer cosas que no sean espaguetis!

Comida de viaje [tortilla y filetes con pimientos]

Dedicado a todos los degenerados que estáis ya pensando en desplazaros estas vacaciones. Esta es, según todos los expertos, la comidita ideal para llevar en el coche en los desplazamientos largos, ahorrando así la pasta del infumable restaurante de turno y la pesadez de estómago consiguiente. Es ligera. Es nutritiva. Está de muerte. Se come fría. Y si sobra, pues pal desayuno. Bueno, y si no te vas de viaje también la puedes hacer en casa: no protesta.

Receta completa »

Mousse de melón con jamón

Una idea perfecta para darle vidilla a ese melón un poco soso. Confieso que lo hice con cierto escepticismo, amén de tener preparada una retirada digna en forma de sopa de fideos, por si acaso. Pero el melón y el jamón casan bien, y más si, como en este caso, usáis jamón ahumado en vez de curado. Le da un punto que ni te cuento.

Receta completa »

Mas recetas »


 

 

Wordpress Themes Juegos Fotos