Muerta. Sin actividad cerebral ni eléctrica. Incapaz de destilar el preciado líquido negro que hace viables mis mañanas. Por supuesto, ayer funcionaba. Hoy no. Se ha ido la pobre sin un suspiro, después de compartir conmigo más de cuatro mil desayunos. Bueno, ya le valía, así que manos a la obra: operación cafetera nueva.

Y aquí me teneis arrebuscando la internet con el móvil en la mano dando la brasa a amigos, amigas y conocidos e intentando hacer memoria gustativa de sus respectivos cafés. A ver: la nesspreso mucha inversión en publicidad, y cápsulas prohibitivas. La senseo se le averió a Rosita a los tres días. Que las cápsulas tal. Que la variedad. La niña con el té, la madre con el chocolate. Al final, me voy con la Tassimo, que ya os diré si cumple mis altas expectativas, y lo hago porque lo fundamental en una cafetera no es la cafetera: son las cápsulas. Que sean buenas, bonitas y baratas. Casi nada… pero es que mi tasa de cafeína en sangre tiene que mantenerse alta, o si no no hay tu tía.

Y una de las cosas que me ha hecho decidirme ha sido que, mientras rebuscaba por internet con la derecha (y sujetaba el móvil con la izquierda), me he encontrado una tiendita online que parece hecha a mi medida, y donde tengo las Cápsulas Tassimo a un precio estupendo: 2,85 el paquete de 16 expressos, menos de 18 céntimos mi desayunito, y 3,86 el pack de 8 deliciosísimos capuccinos, que Tassimo es yo creo que la marca que mejor borda esa maravillosa espumita a la que sólo hay que añadirle una gota de buen aguardiente gallego para que el mundo vuelva a ser perfecto.

La tienda esta que os digo, www.rakuten.es, tiene de todo, pero en cafés es de lo más: 271 clases de café, casi un centenar de tés y por supuesto casi 400 infusiones (que personalmente las detesto a todas, pero la family es la family). Y además de un sistema de puntos que aún no me entero mucho pero un punto es un punto, tiene el resto de los cachivaches que me hacen falta, por ejemplo la jarra cafetera (8,25 €) que he sido incapaz de localizar en la ferretería. Y ya que hago compra, algún regalito para mí: toblerone, postres royal… tó pa la saca colegas, para disfrutar el finde.

O sea, a cafetera muerta cafetera puesta. Y esta vez casi empiezo a pensar que ha sido lo mejor que me podía pasar…

Read the latest car news and check out newest photos, articles, and more from the Car and Driver Blog.