Ay Dios, ¿quién tiene ganas de cocinar, con esta calor? Pues nada: pan y lo que haya. Sofistiquemos pues el patrio invento del bocata, a base de tomate, orégano, queso y lo que haya por casa. También denominados “la cena de los Valero”, por la frecuencia quizás excesiva con que obsequio a mi sufrida familia con esta cena, los bocati pizzas son una cosa fantástica: lo mismo con pan de molde que con exquisita baguette, con salmón, atún, jamón, piña o restitos. Baratas lo son: yo gasto una aceituna por comensal, media loncha de jamón para tres, y así. Y admiten grandes cantidades de imaginación… y de amor!

Necesitas:

  • Pan, ya sea duro, blando o de molde. Siempre salen bien.
  • Tomate de bote o, para los exquisitos, untadita de ajo y tomate natural
  • Orégano
  • Queso. El ideal es el mozarella, pero vale cualquiera o combinaciones de varios.
  • Y a partir de ahí… lo que quieras.

Facilísimo de toda facilidad:

Plis, plas y ya está: Precalentar el horno a 220, y mientras, untar el pan con tomate, esparramar el oreganito, colocar el queso… y a darle al meollo. Se sabe cuando están listas porque el queso se ha derretido (o, en su defecto, cuando huele a quemado).

Combinaciones de éxito seguro:

  • CUATRO ESTACIONES. Jamón york, champiñones, trocitos de salchicha, pimiento verde y aceitunas.
  • MARINERA. Bonito en escabeche, pimiento colorado y aceitunas. Si os han sobrado mejillones de la paella, también se ponen.
  • DE RESTAURANTE FISSSSNO. Pisto con anchoas. Está delicioso. Las anchoas no las metais al horno, que se salan. Se ponen al final. Esta si la haceis con pan de pueblo arrasa.
  • SABROSONA. Serrano y piña. De morirse.
  • BARBACOA SIN BARBACOA. Carne picada pasada por la sartén con ketchup, cebolla cruda, maiz y aceitunas
  • AHUMADOS. Salmón, piquillos y aceituna negra
  • CUATRO QUESOS (ES UN DECIR). Restos de quesos de diversa procedencia, inluyendo los fuertecitos
  • ATREVIDA. Jamón york, champiñones, guindilla verde y un huevo encima.