Qué ricos, los boquerones adobados con una cañita fresca. Empiezas con uno y sigues con todo el plato. Tienen que reposar en el adobo al menos cinco horitas, así que tómatelo con calma. Ahora, igual que esperan cinco horas, pueden esperar en la nevera dos días sin problema alguno. Y más ricos estarán.

Necesitas

  • Por ejemplo para medio kilo de boquerones,
  • Media cucharadita de orégano
  • Media de pimentón colorao
  • Media de cominos molidos
  • Un poco de tomillo
  • Dos dientes de ajo y perejil
  • Medio vaso de vinagre y otro tanto de agua
  • Y una puntica de pimentón picante
  • (Harina, sal aceite y demás, claro)

Facilísimo y sabrosísimo (y bastante baratísimo)

Plis: Se maja en el mortero el ajo con el perejil, se añade el vinagre y el agua, y se juntan los demás elementos, excepción hecha de los boquerones, que habrán de estar sentaditos en un tupper convenientemente limpitos y sin la espina central (y con la sal puesta).

Plas: El ajilimójili ese se vierte sobre el bicho, que lo cubra. Si no lo cubre, a) hacemos más, b) añadimos más agua con vinagre, o c) le damos vueltas cada rato para que todos y cada uno se empapen bien.

Y ya está. Hecho el reposo (mínimo cinco horas), se rebozan en harina (mejor la que venden para freir pescado, que salen más crujientes, pero en realidad da igual) y se fríen en tandas pequeñas en abundante aceitito caliente, posándolos luego sobre el inevitable papel de cocina. Y a disfrutar, que son dos días!

Nota: Con estas proporciones salen fuertecitos; si os gustan más light poner una parte de vinagre por dos de agua.