La carne asada como se hace en Galicia no tiene nada que ver con esas carnes secas, cortaditas finas, recalentadas con la salsa. Melosa y jugosa, requiere unas pataticas como complemento imprescindible.

Carne asada como en Galicia

Necesitas:

  • Morcillo, preferiblemente delantero
  • Cebolla
  • Ajo
  • Coñac o whisky
  • Sal y aceite (muy poco)
  • Patatas!!!!!!

Facilísimo:

1.- Rehoga someramente una cebolla en cachos grandes y unas cabezas de ajos con la piel (menos curro imposible). Antes de que doren, dale una vuelta también a la carne.

2.- Riega generosamente con coñac o whisky del barato (un vaso) y añade agua hasta que casi cubra la carne. Yo personalmente en persona humana le pongo una pastilla de caldo, no me avergüenza reconocerlo aquí en público. Sale cojonuda, para qué andarse con melindres.

Ale, ya está. No hay que hacer más que tenerlo como una hora y cuarto a fuego bajo, dandole vuelta de vez en cuando y vigilando que no se seque. Cuando ya está, el toque gallego es ponerle unos pimientos coloraos por encima y, sobre todo, patatas, muchas patatas, muchísimas patatas cortadas en cuadros, fritas y embebidas en la salsita.