Archivo de Tradicionales

La revolución de la comida a domicilio

Pasaba por delante del chino y, como siempre, allí estaba ella. Grande, extraña, misteriosa. Mirándome como sólo saben mirar las neveras, con esa mezcla de desafío e invitación. Como si de un momento a otro su roja y extraña puerta fuese a abrirse, poniendo a mi disposición mis más ocultos deseos. La nevera roja. Y abajo un letrero: “Ahora ya puedes pedir por internet”.

Bueno, pedir por internet al chino de abajo de mi casa puede parecer de personas dadas a la holganza en demasía, lo que no es mi caso, pero sucede que hace un frío que pela, acabo de subir con el perro, nunca tengo el folleto-menú y por teléfono me veo obligada a mantener una surrealista conversación en plan “¿Y qué más telnela tenel?”. Así que me dije nena, hoy comida a domicilio. Y entré. Y esto fue lo que ví.
Receta completa »

Comida de viaje [tortilla y filetes con pimientos]

Dedicado a todos los degenerados que estáis ya pensando en desplazaros estas vacaciones. Esta es, según todos los expertos, la comidita ideal para llevar en el coche en los desplazamientos largos, ahorrando así la pasta del infumable restaurante de turno y la pesadez de estómago consiguiente. Es ligera. Es nutritiva. Está de muerte. Se come fría. Y si sobra, pues pal desayuno. Bueno, y si no te vas de viaje también la puedes hacer en casa: no protesta.

Receta completa »

Lacon con grelos para madrileños

A falta de los ingredientes básicos, carestía de la que disfrutamos los expatriados y demás animales, nos hemos buscado la vida para disfrutar de algo parecido a la laconada gallega. Y a fe mía que el invento está coxonudo, con una coxonudez de tal calibre que servidora, personalmente y sin desprecio a la vernácula y ancestral cultura gallega, prefiere este. Probadlo, porque repetiréis.

Receta completa »

Revientalobos

El revientalobos, como su propio nombre indica, es comida capaz de hacernos enfrentar al frío con una sonrisa, ahorrando cientos de euros en calefacción tanto durante como después. El revientalobos este (que no es el tradicional, mucho más simple) lo conocimos en Valdepeñas, en el Mesón del Tigre; por cierto que si caéis allí, tened buen cuidado de pedir no una ración para dos, sino para cuarenta, so pena de morir en el intento. Avisaos quedáis.


Receta completa »

Las normas de la casa de la sidra

Cuando uno viaja y ve mundo, hay que adaptarse a las costumbres locales. Y así lo tuvimos que hacer este verano, en Asturias, aunque sólo con relativo éxito. Y es que el escanciado de sidra no es tan fácil como parece.

Los espeluznantes documentos gráficos que adjunto, que heririrán más de una sensibilidad, tienen por objeto mostrar al mundo cómo regamos el cesped airosamente los madrileños sin cortarnos un pelo.

Tapo los ojos de los susodichos, evidentemente, para impedir que sean reconocidos por las autoridades locales.

Receta completa »

Arroz con leche cremoso

En Ferrol es tradición hacerlo así, como una crema, que casi ni se nota el arroz. El único truco está en la paciencia: cocer y cocer, revolver y revolver. Esta es la receta de casa… que también admite reciclado si sobra… pero esa es otra historia, y debe ser contada en otro lugar.

Arroz con leche cremoso Receta completa »

Trece ensaladillas (más rusas que Lenin)

¿Por qué la ensaladilla rusa se llama ensaladilla rusa? Pues porque debe ser que en la extinta Unión Soviética lo único que había en abundancia eran patatas: hasta el vodka se hace con patata. Así pues, llamaremos ensaladilla rusa a la que se basa en este tubérculo, a la que la tradición manda añadirle atún, huevo duro, pimiento rojo, aceitunas y mayonesa. Pero el tema admite variaciones, y si no, al tiempo. Por cierto, no os perdais el final, que tiene sorpresa!

Ensaladilla rusa

Receta completa »

Paella de toda la santa vida

La paella de toda la santa vida es aquella que se hace en la casa común tipo promedio, sin sofisticación alguna, con las cosas más normales, mientras se charla tranquilamente y se permite que el arroz esponje y se retueste. Cocina de mercado pura y dura. El truco, parece ser, es repetir constantemente “Está soso”, “va a salir duro”, “está pasado”, “yo no sé si las alcachofas”, y “va a salir negro”. Cuantas más veces se repita el mantra, mejor. La explicación es que la autoestima del arroz no soporta los comentarios, y se esmera por salir cojonudo. Y lo consigue, claro.
Esta de la foto nos la hizo Angelines y es de las mejores que he comido en mi vida (que no son pocas).

Paella
  Receta completa »


 

 

Wordpress Themes Juegos Fotos