Proviene esta receta de cerdo con spaguettis del archivo culinario de la señora Palala. Esto fue un día que a la hora de comer me planto en casa con cuatro negros y un cura. Y dice Palala: “¿Qué venis, a comer? Pues sólo tengo dos filetes… … …”. Merced al truco del rebozado, y con unos spaguettis como humilde compañía, comimos como siete reyes. Y la verdad es que el cerdo y los espaguetis, para mí, hacen una pareja perfecta.

Cerdo con espaguetis

Necesitas:

  • Filetes de cerdo (con uno para cada tres personas debería bastar)
  • Ajo y perejil machacado, sal y pimienta.
  • Huevo y pan rallado para rebozar
  • Espaguetis
  • Salsa de tomate de bote
  • Opcionalmente, si lo hubiere, taquitos de bacon. Es para que el cerdito se encuentre menos solo.

Facilísimo:

Plis: La mayor dificultad de este plato consiste en estirar el cerdo, que es, a la vez, lo que más mérito tiene. Así pues, cuchillo en ristre, saquemos la mayor cantidad de filetes posible, a lo largo, a lo ancho y a lo gordo. Aplastémosles para que parezcan mayores (deben quedar como escalopines, de unos 4 x 3 cm). Embaracémosles con ajo y perejil, sal y pimienta. Rebocémosles entonces alegremente, primero en pan rallado y luego en huevo batido, y a la sartén con abundante aceite a temperatura media.

Plas. Mientras tanto, háganse unos espaguetis de lo más común, con su tomatito frito y bacon si procediere.

Y ya está. Sírvase todo junto. Plato único, y el que tenga más jambre, pal bar.

Los cuatro negros que menciono al principio eran el inimitable Paco Zamora y sus tres hermanos, que tenían un grupo musical que no me acuerdo como se llamaba. El cura era el Pater Antonio Aradillas, el Jedi, a quien tanto quiero. Anda que no me lo he pasado bien con esta gente…