Cocinas y cocinas

¿Cuántas horas al día? ¿Y al mes? ¿Y al año? En 60 años de vida adulta, si no eres de los más viciosos, habrás sumado 65.799 horas, o sea casi 3.000 días, o sea, más de nueve años. El asunto requiere su atención, porque la cosa no sólo es cocinar, sino limpiar, recoger, estibar la compra; brazo parriba brazo pabajo, estira, encoge, agacha, abre y cierra en un ballet doméstico al que estamos tan acostumbrados que no nos damos cuenta. Pero las bisagras de nuestro cuerpo (y las de los muebles) sí. Afortunadamente los tiempos adelantan que es una barbaridad, y ya tenemos cajones deslizantes de apertura total y cierre amortiguado, gaveteros de cubos bajo el fregadero que se mueven misteriosamente por ocultos raíles, despenseros extraíbles que se abren hasta el fondo… No lo dudes, si aún no has terminado de montar los muebles que compraste en el Ikea hace cuatro años, estas cocinas son tu solución.

The Singular Kitchen es una empresa alemana, con la seriedad de los alemanes. Aunque este es un análisis patrocinado por Zync, ha dado la casualidad de que conozco esta empresa, a través de Carmen Matto (la reina del boquerón adobado). Y si hubiéseis tenido mi aterradora experiencia en la compra de la última cocina, en la que un distribuidor madrileño cuyo nombre me callo por no soltar unos cuantos exhabruptos me tuvo casi tres meses cocinando en una hornilla colocada sobre dos respaldos y un tablero, entenderíais este concepto de la seriedad sobre la cual he mantenido infinitas (pero infinitas) charlas con amigos y conocidos. Pero además esta empresa parte con un concepto integral de las cocinas como lugar de trabajo y vida: todos los gadgets y trucos imaginables para ahorrar espacio y esfuerzo, electrodomésticos integrados y un diseño cuidadísimo, en el que se ha tenido en cuenta la facilidad de limpieza. Un aprovechamiento integral de cada huequín, rayando en la paranoia. Vamos, una monada. Si además te lo hacen a medida y en tres semanas estás quemando tu primera tortilla, miel sobre hojuelas. Claro, será carísimo… Pues no, colegas: la de la foto de arriba no llega a 4.000… igualica que la mía, que me costó 4.800 (aún me acuerdo) hace casi seis años:

¡y no tengo donde meter nbi el bigote de una gamba! La cocina te la venden si es menester con los electrodomésticos incluidos e integrados (trabajan primeras marcas), ya sea que elijas un pack de serie o cada uno por separado, y al comprar todo junto te hacen una sustanciosa rebaja en los electrodomésticos (cuanto más cuesten los muebles, más te rebajan en lo otro). Más de cien colores, varias gamas de equipamientos, y sobre todo robustez: si le dices a un comercial que se suba a un cajón completamente abierto… ¡seguramente se suba! Pero lo más divertido es la posibilidad de diseñar tu propia cocina en vivo y en directo a través de la web: un buen rato me he tirado haciendo virguerías con los muebles en 3D y los colores pistachos y berenjenas y esas cosas que tanto me gustan.

Lo bueno de The Singular Kitchen: muchísima variedad, ergonomía, buenos precios y servicio bastante alemán. Lo único que no me acaba de convencer es que suelen financiarte a través de Cetelem… entidad con la que mis relaciones no son precisamente dicharacheras… pero esa es otra historia, y ha de ser contada en otro lugar.

¡Ah!, es la cocina de Gran Hermano 10… pero vale para hacer cosas que no sean espaguetis!

Envía esta receta a un inútil!!

No hay comentarios »

Su comentario

HTML-Tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


 

 

Wordpress Themes Juegos Fotos