Facilísimo: en cuanto la pasta empiece a estar gordita, la sacas de la sartén y la pasas por la batidora; luego vuelta a la sartén a terminar de cocer. Los puristas te mirarán con mala cara, pero es mano de santo, oye.