Ya sé que se llama quiche de verduras, pero mi abuela a esta receta le llamaba flan: lo que va con huevo, flan; lo que va con pan duro, pudin. Simplicidad ante todo. El truco para que sea una quiche de verdad está en la cucharada de harina, que le hace formar como una base con lo cual te ahorras el clásico hojaldre.

Flan de verduras


Necesitas:

  • Restitos de verduras: pimiento, cebolla, calabacin, lo que haya por la nevera. También valen cocinadas, pero sin vinagre. También se hace muy bien con esas bolsas tan baratas de verdura cortada para sopa.
  • 3 huevos (para un molde del tamaño de medio ordenador portátil)
  • 1 cucharada de harina
  • 1 puñado de queso rallado
  • Mantequilla para el molde

Facilísimo:
Plis:
Si la verdura está cruda, habrá que trajinarla: córtala menudita y hazla en una sartén con una chispa de aceite a fuego bajito, que se haga en su propia agua. En caso malo, echarle agua a poquitos.

Plas: Batir los huevos con el queso y la harina, y añadir la verdura revolviendo para que se distribuya armoniosamente. Echar en el molde bien untado de mantequilla (se pega mucho) y nada más, a horno precalentado a 180º unos 20 minutos (hasta que al pinchar sale el palito seco).

Y ya está. Una variación es colocarle una base de hojaldre congelado (en ese caso no echar harina), pero no sé, queda más ligera de la otra forma y resiste mejor la permanencia en la nevera. Otra variación (abolutamente exquisita) es añadir a la verdura, mientras se va rehogando, bacon cortado menudito. Ya, ya sé lo de las grasas y el colesterol… pero… está tan rico el condenao….