Fascinante. Mis primeros melocotones en almíbar, igualicos que los comprados. Lo juro. Tengo testigos. Por un eurete, un kilo de melocotones, que además aguardarán intactos en su dulce camita el momento de que me los coma. Me encanta esto de la cocina. No os lo toméis a broma, que la cocina es una cosa muy seria.


Necesitas:

  • 1 k. de melocotones. Supuestamente han de ser de Calanda. Yo los hice con los arrastraos de oferta, y están buenísimos.
  • ¾ litro de agua
  • 200 gr. de azúcar
  • Tarros que cierren bien, papel y mantequilla.

Y esto sí que es facilísimo:

Plis. Se escaldan los melocotones medio minuto en agua hirviendo, para poder quitarles la piel fácilmente. Simultáneamente se pone a cocer el agua con el azúcar bien disuelto, para que se vaya haciendo un almíbar clarito. Para estas cantidades, que cueza unos quince minutos. El almíbar creía yo que tenía más ciencia, pero ha sido que no.

Plas. Bueno, pues se pelan, parten y deshuesan. Si son chicos, se pueden dejar enteros. Se meten en el tarro, dándole unos meneítos para que se acomoden y entre la mayor cantidad posible. Se cubren con el almíbar aún caliente hasta que rebose, y se cubre con papel untado de mantequilla. Se cierra el tarro, y a cocer, bien cubierto.

Y ya está. Los melocotones se cuecen en el almíbar al mismo tiempo que se hace el vacío, ya veis que no hay que cocerlos antes. Para un tarro con medio kilo de fruta, cocedlo unos 10-15 minutos; no más, que se ablandan. Ya me contaréis.