La palometa, japuta o zapatero, que por estos tres nombres se la conoce, es un pescado deliciosamente parecido al bonito, pero en barato (por ahora), con la ventaja de que, si se tiene cuidado en la cocción, resulta mucho más jugosa. Usémosla pues para hacer el papel de bonito en los guisos de bonito, teniendo la única precaución de que no cueza mucho. Esta receta, originalmente bonito a la riojana, me la pasó Raúl, dueño en vida del restaurante El Campero, y no tiene misterio alguno.

Escuchando “Mirando al Sur” por Pilar Rodríguez-Castillos

Necesitas (para dos personas)

  • Media japuta en filetes sin espina (unos 2,50 euros)
  • Medio pimiento rojo
  • Medio pimiento verde
  • Media cebolla
  • Harina, aceite y tomate de bote (salvo que te hayas hecho tu propia conserva de tomate 😉
  • Media hojita de laurel

Facilísimo y rapidísimo:

Plis: En un poquillo aceite y a baja temperatura se sofríe la cebolla cortada un poco a lo bestia, es decir, sin finura, que no es menester para este plato. Cuando blanquee, se añaden los pimientos, también en cachos medianejos, y que se vaya haciendo. Cuando la verdura ya esté blandita, se le añade el laurel y el tomate, que ha de ser abundante, y que cueza a fuego bajo tranquilamente.

Plas: Y aquí viene el intríngulis: el pescado se sala, se pasa por harina y se fríe UN INSTANTE a fuego fuerte. Según explicaba Raúl (entre caña y caña), este paso es IMPRESCINDIBLE para que se le forme al pescado una capa exterior que impida la salida de los jugos propios.

Y ya está. Se abalanza el pescado sobre la olla donde cuece el guiso, y se deja un par de minutos, no más ya que el pescado se hace muy rápido. Esto lo suyo es hacerlo antes, para que repose y tome el gusto de la salsa; en el momento de comer bastará un recalentado rapidito, y listo. Los restos se pueden congelar sin problemas, o aprovecharlos para unas sabrosas empanadillas.