Entre la crisis y la huelga de pescadores y transportistas, parecía imposible hacer una sopa de marisco, ¿verdad? Pues no. Aquí la tenéis, con la ventaja de que es la sopa de marisco más barata del mercado (unos 30 cts. por barba). ¡Apreciad la foto en lo que vale, que para que se viese la almeja tuve que meterle debajo un tapón de corcho!
Sopa barata de marisco

Necesitas por persona:

  • Una anilla de calamar
  • Un langostino congelado o dos gambitas idem
  • Un poco de cebolla picadita
  • Media cucharada de tomate frito
  • Huevo duro
  • Algo de pescado. Yo uso esas seudorodajas de seudomerluza que venden congeladas baratísimas (una para 2 raciones)
  • Y si es posible, una almeja congelada para decorar (medio kilo 2,40 euros en La Sirena)
  • Aceite, sal, pimienta… y pimentón picantito!!!


Facilísimo:

Plis: Se rehoga someramente la cebolla con el calamar picado muy fino y los bichos que haya (langostinos y demás se echan con la cáscara, que da gustillo y color); se ilustra ligeramente con un poco de tomate frito, se pone el agua y la merluza, y que cueza lento, cuanto más mejor. Un cuartito de hora está bien.

Plas: Se extrae el pescado y el marisco y se pica finito, exprimiendo el caldillo de las cabezas si las hubiere. El huevo, también menudito, se añade ahora, así como la pimienta y el pimentón picante, que le brinda harta donosura y profesionalidad (amás de contundencia).

Y ya está. Sólo falta la elección de rigor entre fideo o arroz: ambas soluciones están buenísimas.