Recurso ilimitado para estos días de verano, que lo mismo te aparecen en casa cuatro que cuarenta (sobre todo si tienes terracita, jardín y cervezas frías). Con muy poco más trabajo que el de hacer una simople tortilla (trabajo que no está documentado que haya matado a nadie por ahora) tendrás un surtido de viandas que ríete tú del Ritz. Y además, se puede hacer con patatas fritas de bolsa.

Tortilla doble rellena

Necesitas:

  • Patatas (de verdad o de bolsa)
  • Huevos
  • Cosas para rellenar

Y esto sí que es facilísimo:

Plis: Preparas la tortilla como de costumbre, pero a la hora de cuajarla, en lugar de una se hacen dos, más finas. Opcionalmente, pueden ser tres. Si es para un festorro, mejor varias pequeñas, para hacerlas con distintos rellenos.

Plas. La lista de los rellenos sería interminable, os pongo algunos de los más socorridos:

  • Lechuga, tomate, cebolla, pepino… o sea, una ensalada, sólo que interna en lugar de externa.
  • Gambas, lechuga y salsa rosa. Pa morirse.
  • Una camita de pimientos verdes y otra de anchoas
  • Pimiento del piquillo en tiras, carne picada pasada por la sartén con una chispa de tomate o ketchup, maiz y lechuga o brotes de soja
  • Una fila de espárragos blancos y otra de guisantes o de espárrago verde
  • Atún de lata, lechuga y mayonesa

Y ya está. Se coloca una tortilla, se le hace el tejado y se le pone la otra encima (presionando un poco para que sea más fácil cortar todo a la vez. Frías están deliciosas.